martes, 18 de octubre de 2016

Blas de Otero, homenaje


El jueves 20 de octubre, a partir de las 19.00 horas, en la Fundación Progreso y Cultura (calle Maldonado, 53), en Madrid, un acto homenajeará a uno de los grandes poetas del pasado siglo. Con motivo del primer centenario del nacimiento del autor de Bilbao Blas de Otero, la palabra y la poesía reivindicarán la figura de un escritor comprometido y existencialista, que escribió el célebre libro Pido la paz y la palabra.

Dejo a continuación uno de los textos a los que pondré voz.

Hijos de la tierra
Parece como si el mundo caminase de espaldas
hacia la noche enorme de los acantilados.
Que un hombre, a hombros del miedo, trepase por las faldas
hirsutas de la muerte, con los ojos cerrados.
Europa, amontonada sobre España, en escombros;
sin norte, Norteamérica, cayéndose hacia arriba;
recién nacida, Rusia, sangrándole los hombros;
Oriente dando tumbos; y el resto, a la deriva.
parece como si el mundo me mirase a los ojos,
que quisiera decirme no sé qué, de rodillas;
alza al cielo las manos, me da a oler sus manojos
de muertos, entre gritos y un trepidar de astillas.
El mar, puesto de pie,
le pega en la garganta con un látigo verde;
le descantilla; de repente,
echando espuma por la boca le muerde.
Parece como si el mundo se acabase, se hundiera.
Parece como si dios, con los ojos abiertos,
a los hijos del hombre los ojos les comiera.
(No le bastan -parece- los ojos de los muertos)
Europa, a hombros de España, hambrienta y sola;
los estados de América, saliéndose de madre;
la bandera de Rusia, oh sedal de ola en ola;
Asia, la inmensa flecha que el futuro taladre.
¡Alzad al cielo el vientre, oh hijos de la tierra;
salid por esas calles dando gritos de espanto!
Los veintitrés millones de muertos en la guerra
se agolpan ante un cielo cerrado a cal y canto.



Hijos de la tierra es un poema del libro Redoble de Conciencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario